Me duró solo minutos

 ​

Me duró solo minutos la ilusión de tu mirada,
se descolgó de una nube la esperanza de abrazarte,
si alguna vez tienes dudas, yo si estaba enamorada,
pero el reloj me dictaba que no era el tiempo de amarte.

Duró solo unos minutos el misterio de tu cara,
ese calor de tu cuerpo, el sonido de tu risa,
ahora un silencio solemne a ti y a mi nos separa,
solo queda imaginarte corriendo contra la brisa.

Duró solo unos minutos, y fue más que suficiente,
para hacerme recordar que aun existe la luna,
teje un nido de coral donde vivas para siempre,
y arrullame para dormir con una canción de cuna.

Daylin Horruitiner 

Era un séptimo 

​Era un séptimo tranquilo dictado por la rutina,

los rollitos de cabellos habitual en las esquinas,

se filtró por la rendija un chorrito de vinagre,

para marinar los besos de una diosa matutina. 
No me digas que me crees las 25 mentiras,

no creas que desconozco las cartas con que te viras.

A mi no me hablen de amor sin hablarme de poesía,

a mi mesa no te sientes si vistes de hipocresía.
Esos pasos que tu das, que van en pos de progreso,

yo los doy, pero en mi caso, ya yo vengo de regreso,

conozco tu melodía, se me hace viejo tu son,

yo saco a bailar de día y de noche al señor sol.
Yo no soy mejor que nadie, pero somos diferentes. 

No te compares conmigo, no te midas por la gente,

Supera la calidad, aumenta tu contenido,

pon tu energía en crear, en vez de hacer replay de un caset ya destruido. 

Daylin Horruitiner 

Vacíos 

Vacíos…

Vacíos están los cubos de tus ojos y los míos,
presente el factor ausencia de tanta seguridad,
se cansan los corazones titiritando de frío,
y se rinde la paciencia ante tanta soledad.

Aquel lugar, esos tiempos, se fueron de nuestras manos,
cálidos rayos de sol, nitidos atardeceres,
éramos seres celestes antes de simples humanos,
columpios en pleno vuelo debutando amaneceres.

No creas por un segundo que la nostalgia me invade,
deja de rondar mi muro como el pueblo de Israel.
que no voy a derrumbarme ante tí ni ante nadie,
nunca verás mis escombros, no tendrás ese placer.

Se recupera un gorrión, de haber chocado de frente
con la pared que divide un sueño y la realidad.
Yo conozco ya el infierno, no hace falta que me cuentes
traga todas las mentiras y escupeme una verdad.

Vacía vuela la musa, y en su corazón de lata,
resuena alguna moneda que de un ahorro quedó,
no le heches la culpa al arte, que aunque el arte es quien me mata,
también es quien resucita y quien me hace ser yo.

Vacíos todos los cubos de sangre de transfusiones,
si esta vez me quedo corta y me desangra el amarte,
no me queda mas remedio que buscar las ilusiones
en la poesía de siempre, si no, ¿De que sirve el arte?

Vacíos todos cuartos donde almacenaba miedo,
como colchón, como almohada, como escudo, como excusa,
lo siento por tus temores, pero temerte no puedo,
me estoy pintando los labios para besar a mi musa.

Daylin Horruitiner

Rechazo el amor a medias

Rechazo el amor a medias, y detesto el conformismo. 
Me dan frio las espaldas, rechazo el rechazo mismo. 

No te aventures conmigo sin querer profundizar, 

no estas navegando un río, recuerda, yo soy el mar. 
Me entrego cuando yo quiero pero es completo, al cien.

No quieras quererme menos, yo solo se querer bien.

Yo esperaba tan ansiosa que un día te enamoraras,

tu te perdiste en las rosas buscando quien te encantara.
“Dejémosle todo al tiempo”, odio esa clásica frase, 

Mientras más rueda el reloj, más difícil se nos hace, 

yo no soy de plastilina, yo poseo un corazón,

solo soy una inquilina, que se rentó en un amor. 
Me fascinan los valientes, las verdades a la cara, 

con esa sangre caliente que juega al todo o a nada, 

sigo corriendo la suerte de amar en tiempos como estos,

en que tanto nos cuidamos, tan poco somos honestos. 
Quiero un radical rotundo, me grita alto el silencio,

no por encima, profundo, que rompa el poder del tiempo.

Muchos amores se cansan, se deprimen, y se vencen, 

el tiempo les da experiencia, pero también envejecen.
El tiempo te gana tiempo en lo te vas perdiendo,

sin compromiso al amor, que oxigeno va pidiendo,

yo no soporto un a “cariño”  que no importa que se pierda,

cuando nos falta valor, eso simplemente es mierda.
Mi canción sigue sonando en lo que el tiempo resbala, 

tu boca sigue esquivando besos que la mía regala, 

pero un simple corazón aguanta hasta donde aguanta, 

cuando se rompe de amor, no hay nada que lo levanta. 
Daylin Horruitiner

Guarda tus escarabajos

Guarda tus escarabajos de nuevo en el pastillero,
no me importa ni un carajo, digo siempre lo que quiero.
Si te gustan mis palabras, o si pueden ofender,
es problema del que invierta dos minutos en leer.

Hay un Dios, y una justicia que se encarga de la gente,
que saben los por menores de lo que no es evidente,
a todos llega el momento de aclarar todas las cuentas,
Por mí no lo lamento, pues mi moral no está en venta.

Corre liebre, corre libre por tu prado de mentiras,
recuerda que aunque no ataque, el lobo siempre te mira,
lanza tu suerte a la cara, lanza tu suerte a la cruz,
no es la primera batalla que he ganado a poca luz.

Daylin Horruitiner

Tus ojos…

​Tus ojos repletos de espacio, llenos de vacío,

me clavan su desamparo en medio del pecho mío,

la lluvia pudre la esencia de lo que fue la morada

donde vivieron los sueños en una etapa dorada.

 

La soledad nos consume entre estas cuatro paredes,

yo se que luchar quisieras, yo se que luchar no puedes,

a golpes contra la puerta se te han cansado lo brazos

por las rendijas del techo se nos filtran los fracasos.

 

Tan lejano ese pasillo y cada vez mas estrecho,

se derriten los bolsillos, se nos cae encima el techo,

como poder caminar, sin poder estar en pie,

como conseguir ganar para empezar otra vez.

 

Se escurren las las esperanzas por los alcantarillados,

se llena de gris tu sol que brillo en algún pasado,

se cuartea el corazón al parecer sin remedio,

se nubla cualquier razón, y la rutina, un tedio.

 

Se pone otra vez la noche, y llega otra vez el día,

y en ese va y ven se pierden todas nuestras fantasías.

No llores, que ya he llorado por tí y por mí y por todos,

y llorando no he resuelto nada de ningun modo.

 Daylin Horruitiner