Era un séptimo 

​Era un séptimo tranquilo dictado por la rutina,

los rollitos de cabellos habitual en las esquinas,

se filtró por la rendija un chorrito de vinagre,

para marinar los besos de una diosa matutina. 
No me digas que me crees las 25 mentiras,

no creas que desconozco las cartas con que te viras.

A mi no me hablen de amor sin hablarme de poesía,

a mi mesa no te sientes si vistes de hipocresía.
Esos pasos que tu das, que van en pos de progreso,

yo los doy, pero en mi caso, ya yo vengo de regreso,

conozco tu melodía, se me hace viejo tu son,

yo saco a bailar de día y de noche al señor sol.
Yo no soy mejor que nadie, pero somos diferentes. 

No te compares conmigo, no te midas por la gente,

Supera la calidad, aumenta tu contenido,

pon tu energía en crear, en vez de hacer replay de un caset ya destruido. 

Daylin Horruitiner 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s