No hay remedio

No hay remedio, cuando un corazón se aleja solo, de tu cuerpo.

Cuando no pesas en la balanza lo que pesa algún secreto,

duele adentro, pero sabes que en el amor la confianza es sagrada,

y es decreto.

Y respiro, y estoy viva.

Y las venas se revientan inducidas por la rabia,

te domina el desespero, y luego, viene la calma.

Y respiro, sigo viva.

Con las mismas intenciones de querer amanecer,

albergando tres canciones que inspiraban al querer.

Marcada por una noche que se perdió en el espacio,

y no supo aparecer…

Y valió más el silencio, que el amor, que mi querer.

 

Y de pronto te das cuenta, que no vales la mitad,

que te espera lo que antes, una inmensa soledad,

que te abraza, te acurruca, que te da tranquilidad,

porque el dolor cuando educa surte efecto de verdad.

Daylin Horruitiner

2 pensamientos en “No hay remedio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s