Poco a poco

Y si lloviera de nuevo y lavara este maldito dolor de encima de la piel. Mientras se me tuestan los parpados de pensar en donde estarás, que haces, a que hueles, que sudas y con quien…tu sonríes como que no pasa nada, porque para ti es así, no pasa nada.

Te cuento que en la vida todo llega a su fin. Nada es eterno. Yo soy el tipo de persona que agota todas las avenidas de esperanza antes de cerrar la puerta. Creo en las oportunidades, porque de esa manera, estoy segura de que si doy la vuelta y me voy, es para no regresar. Tu libertad me asombra, me enamora, pero a la vez me mata. Y no sabría qué hacer si no fueras así, tan inmensamente tú. Una parte de mi quiere atarte a mi costado, y la otra parte, la más sensata, me dice que es imposible. Los animales salvajes no pueden estar enjaulados porque pierden su esencia, y tú, eres como una fiera en potencia que corre por el valle como un león sin freno. Y eres majestuosamente ideal, una foto en movimiento, una historia. Eres un trozo de piel extendido sobre un esqueleto de proporciones celestiales. Con cicatrices tan profundas que solo se exteriorizan en esa fachada de fuerza que en el fondo es miedo.

Tu oscuridad levemente iluminada me confunde, pero a la vez, me seduce el pensamiento de jugar en un terreno peligroso. Me intriga la aventura de caminar por encima de la arena movediza, sabiendo que me va consumir, pero tercamente caminando hacia mi fin.

Tú me enseñaste a vivir así. Conformándome con este poco, que para nadie es suficiente, pero a la vez vale todo. Tú me enseñaste a morir a mí, y a renacer entre unos brazos de esperanza con sabor a dolor. La incertidumbre se convirtió en mi amiga gracias a ti. Pero te cuento, que todo en la vida llega a su fin. Nada es eterno.

Mi corazón lucha por querer seguir frente a ese cuadro de ti que tanto admiro. Queriendo formar parte de esa visión, donde no encuentro espacio, donde no me haces un rincón. Y pienso que poco a poco, te voy dando la espalda…poco a poco, mientras tú vives, mientras tú haces, mientras tú existes, sin mí; yo voy entendiendo. Todo va haciendo sentido. Y poco a poco me voy acostumbrando a no esperar, a no exigir, a no querer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s