Amaneció

amanecio

Amaneció en un cantito del cielo, y era rojo,

con la luz amarillita, que filtraba la ventana,

con el corazón a mil, con más de mil y un antojo,

no se puede pedir más, al sol, en una mañana.

El pedacito de espacio en que me sueltan las alas,

y me permiten ser libre, como si nadie me viera.

Frente a una sola mirada que penetra como balas,

por mi piel, que es un cristal, llegando hasta mi vidriera.

Y sin idea de que hacer, y que así permaneciera,

que el universo se moviera al son de mi libertad,

que los días de semana todos amanecieran

leyendo entre otras cosas “Cien Años de Soledad”.

Amaneció en la esquinita donde rebota el deseo

y se desbordan los sueños sin tener donde dormir,

hoy no sé si ayer fui yo, o si soy como hoy me veo,

solo se reconocer tantas ganas de vivir.

Amaneció en un cantito de cielo…y era rojo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s