Querida Vida

Querida vida:

Caprichosa, te empeñaste en inventarme.
Con tu clásico humor negro me salpicaste los pies
para que al andar pudiera resbalarme
y entonces me das las alas para volar después.
mientras ríes, sin intención de ayudarme.

La verdad que no comprendo tu sarcasmo
y esa justicia divina que se confunde con trampa,
te crees que por regalarme de vez en cuando un orgasmo
tengo que aguantar la lluvia sin sombrilla en lo que escampa.

Pero no me creas tan débil ni fácil de derrumbar,
que esas pruebas que quisieras me hagan dudar mi suerte,
logran en mi terquedad que te pueda recordar
que de todos los espermas, comprobé ser el más fuerte.

Daylin Horruitiner

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s