Lo rompiste no en uno sino en mil pedazos
lo estripaste de su fe, terminaste su latir,
con tus manos despegaste uno a uno los retazos
de lo poco que en el pecho auspiciara mi vivir.

Esta vez todo es silencio, ya no lloro, ya ni puedo
esta vez no es por capricho que se van mis sentimientos
esta vez ya no es por ti ni por mi si es que me quedo
esta arteria anestesiada donde vivías, no la siento.

Que cruel eres con el alma transparente que te di
con todos los horizontes que te pinté en la ventana
que maldad tan miserable remetiste contra mí
sin importar el pasado, sin pensar en el mañana.

Daylin Horruitiner

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s